fbpixel

En el artículo de hoy quiero escribir sobre los beneficios de los alimentos de temporada y sobre los guisantes cuya temporada es muy corta (sobre dos-tres mes).

Comer los alimentos de temporada es algo que hoy en día parece utopía. La disponibilidad de cualquier cosa en cualquier momento hace que se haya perdido esa noción de lo que es o no de temporada.

El uso de técnicas y métodos de cultivo más artificiales, la importación de otros países y las cámaras frigoríficas hacen que en invierno haya tomates y en verano naranjas. Por el camino se han perdido sabor, nutrientes y recursos innecesarios por no ser el momento óptimo de cultivo. ¡Una locura!

Somos naturaleza, por lo que hay que fluir con ella y no ir en su contra.

inteligenciaeco.com

La naturaleza es perfecta y nos proporciona lo que necesitamos en cada momento. Por eso en verano, cuando hace calor y el cuerpo necesita más agua, es tiempo de frutas como la sandía o el melón. En cambio, por el invierno, época para el reposo y el recogimiento, disponemos de tubérculos, raíces y cítricos.

Algo también muy interesante, es que cuando comemos de temporada, el precio es mucho menor. Si alguna vez has visto cerezas en invierno, sabes a lo que me refiero. De esta manera, comer más sano y nutritivo es más barato.

Propiedades de los guisantes

Los guisantes son una legumbre aunque están muy relacionados con las verduras. Por tanto tienen propiedades de ambos grupos. Ahora, en España, están en su momento y merece mucho la pena consumirlos.

Son muy ricos en vitaminas, entre las que destacan las del grupo B: B1, B2, B3, B6 y B9 (ácido fólico). Además contiene cantidades moderadas de vitamina C. Contienen minerales como el hierro, fósforo y el magnesio.

Cuando están tiernos la cantidad de proteína varía entre un 6-7%. Son una fuente de lisina, un aminoácido que se complementa muy bien con los cereales o frutos secos para conseguir de manera vegetal todos los aminoácidos esenciales que necesita el cuerpo humano.

Opciones para comer los guisantes

Crema de guisantes

Hacer una crema de guisantes es una receta rica, sana, minimalista y rápida. En este caso sólo he utilizado guisantes, cocidos al vapor (2-3 minutos). Cómo los guisantes estaban recién recolectados por mis amigos de Las Hortalizas del Valle, el sabor era espectacular tan sólo con guisantes, agua y un poco de sal. Aquí os dejo la foto del resultado.

Es tiempo de guisantes. Receta de crema de guisantes.

Ensalada con guisantes

Si conseguimos guisantes recién cosechados, bien porque los cultivas tu, los comprar directamente al agricultor o en comercios locales. Son ideales para comer crudos en ensalada, ya que en este momento son ricos en azúcares solubles y el sabor es más dulce.

A los pocos días de ser cosechados, los guisantes van transformando esos azúcares solubles en almidón y resultan más amargos. No obstante es cuestión de gustos y puede que te resulten igual de buenos o más.

Para hacer una ensalada con los guisantes uso 150-200 gr de guisantes frescos. Los mezclo con lechuga, rúcula, remolacha rallada o zanahoria y un poco de cebolleta. Le puedes añadir también unas semillas de sésamo y unas uvas pasas. Aliña con un poco de aceite, sal y vinagre de manzana. Y ya está listo para comer.

Crema con las vainas

Cuando compramos los guisantes frescos al ser una leguminosa, la semilla (guisante) está recubierta por una vaina. Lo habitual es consumir el guisante y la vaina tirarla a la basura, desperdiciando gran cantidad de alimento.

Para aprovechar estas vainas, te propongo una alternativa: hacer una crema.

Cuando sacamos los guisantes, vamos separando las vainas que están frescas (las que están secas las desechamos). Sin quitar nada, las cocemos en agua y sal hasta que estén tiernas (unos 10-15 minutos).

Para hacer la crema las pasamos por la batidora y con un pasapurés o un colador quitamos toda la fibra. La fibra de la vaina es muy rígida y poco agradable al paladar, se asemeja a las hojas de alcachofa.

Aunque al quitar la fibra de las vainas desperdicias gran cantidad de alimento, es menos que si las tiras directamente y en mi caso sin quitar me resulta poco agradable. Y para mi no sólo es importante aprovechar los alimentos, sino también disfrutar comiendo.

Te recomiendo que pruebes esta crema y me cuentes qué te parece. A mi me ha sorprendido muy gratamente.

Información adicional

Para consultar los productos que son de temporada puedes utilizar la página de https://soydetemporada.es/.

También me parece interesante este PDF creado por Biolur (está en euskera, pero yo que no se nada de euskera con los dibujos me aclaro). Me gusta esta tabla porque te indican cuando se producen en invernadero o cuando están almacenados (en color naranja).

No obstante, lo mejor es preguntar en tu comercio local o productor para que te asesore e ir aprendiendo lo que es de temporada. Además, hay que tener en cuenta que la cosecha se adelanta o se atrasa en función del tiempo.


Abajo de estas líneas tienes la posibilidad de comentar el post de esta semana, estaré encantado de saber de tí y de poder ayudarte con tus dudas.

Todos los que pertenecen a la tribu de inteligencia ECO reciben todas las noticias y novedades en la bandeja de correo electrónico para no perderse nada. ¿Todavía no estás dentro? Es gratis y puedes acceder ya mismo desde este enlace.

¡Salud y sostenibilidad!

ignacio f.