fbpixel

Dentro de éste camino hacia una vida más saludable y sostenible, dejando a mi paso un impacto positivo, llegó un día en el que me cuestioné el uso del papel higiénico. ¿Era necesario? No. Y por ello, busqué qué alternativas había al papel higiénico.

Tenía la solución al lado, no fue necesario ningún tipo de inversión y cambiar fue muy sencillo. ¿Quieres saber cómo lo hice y qué alternativas hay? Te invito a que sigas leyendo.

En ocasiones, tenemos hábitos heredados de nuestro entorno, que no nos cuestionamos y hacemos por inercia. Por eso, es tan recomendable vivir presente y reflexionar sobre lo que hacemos.

El papel higiénico está muy extendido. Se da por hecho que para limpiarse el culo hay que usar papel. Pero, ¿en qué otra situación utilizarías el papel para limpiarte? En cualquier otro caso lo habitual es utilizar agua y jabón.

Te imaginas llegar a casa embarrado de caminar por la montaña y en vez de darte una ducha te frotas con papel. Seguro que quedas muy «limpio«.

¿Por qué entonces para limpiarnos después de cagar usamos papel?

Rebuscando en Wikipedia he estado leyendo sobre la historia del papel higiénico. Y según cuentan, desde que se inventó el papel en el siglo II d. C. ya lo utilizaban en China para estos fines.

El invento del papel higiénico como lo conocemos ahora se le atribuye a Joseph Gayetty en el año 1857. Se conocía como «papel medicinal» y llevaba aloe vera. Aunque lo anunciaban como «una gran necesidad» para no utilizar los tóxicos de tintas para limpiarse (por aquella época utilizaban papel de periódico); no tuvo mucho éxito.

No adquirió popularidad hasta 1890 cuando los hermanos Clarence e Irvin Scott, lanzaron al mercado el papel higiénico en rollo. Su éxito fue tal que ha llegado hasta nuestros días.

Por qué no es ecológico usar papel higiénico

Como la gran mayoría de las cosas, estamos «desconectados» de la realidad de lo que compramos. Desconocemos muchos de los procesos y lo que conlleva cada compra.

Con el papel higiénico sucede lo mismo, lo encontramos en cómodos rollos, con un bonito packaging que nos evoca frescor, suavidad y limpieza. Pero detrás de esa apariencia idílica, hay mierda residuos.

El papel higiénico que utilizamos da la vuelta al mundo cada 2 minutos.

The World Counts

Desde que se tala el árbol hasta que llega a nuestra casa, transcurren miles de kilómetros, contaminación, consumo de agua y lugares de trabajo donde no me gustaría estar. Te voy a dar varios datos que a mi me han sorprendido:

Alternativas al papel higiénico. ¿Qué supone usar papel higiénico?
Lo que supone usar papel higiénico.

Cómo lo he conseguido evitar

Desde hace más de un año no utilizo papel higiénico a diario, solo en momentos puntuales cuando estoy fuera de casa y no tengo nada más a mano. Para limpiarme, uso agua en el bidé y para secarme unas pequeñas toallitas que hice reutilizando una toalla vieja más grande.

La piel no se irrita, quedas más limpio, fresco y contento por no haber tirado por el váter papel higiénico.

Alternativas para vivir sin usar papel higiénico. Toallitas reutilizables a partir de una toalla viaja.
Toallitas reutilizables a partir de una toalla vieja.

Desde entonces, no me ha vuelto a pasar la situación crítica de darte cuenta tarde de que no tienes papel higiénico 😉

Otras alternativas al papel higiénico

Puede que me digas: «me parece estupendo que tu utilices el bidé, pero yo no tengo». No te preocupes, te voy a dar tres alternativas para esa situación:

  • Usar una ducheta: es similar a la alcachofa de la ducha, pero tiene un botón que te permite controlar el flujo de agua. Se puede instalar sin obras y tiene la ventaja de que no te levantas del sitio.
  • Usar la bañera: te puedes poner sentado en el borde de la bañera y utilizar la ducha.
  • Instalar una tapa de váter con «lavado de bajos». El inconveniente es que suelen necesitar electricidad y a no ser que hagas obra el cable va a quedar a la vista.

Aún te resistes a seguir usándolo

Si no te apetece, no quieres, no tienes ganas o lo que sea y quieres seguir utilizando papel higiénico, por favor usalo siguiendo estos consejos ecológicos:

  1. Utiliza el papel por trozos, no lo enrolles en la mano. Cuando enrollamos el papel en la mano se consume un 25% más de lo necesario. Lo que supone talar 7.000 más al día.
  2. Compra papel higiénico fabricado a partir de papel reciclado 100%.
  3. Evita comprar papel higiénico de color blanco puro, ha sido necesario utilizar químicos para blanquearlo. Por lo que mejor evitarlo.
  4. Existen tiendas que venden el papel higiénico a granel, por lo que nos evitamos el envoltorio de plástico o papel.

El papel higiénico que utilizamos va y vuelve al sol cada 10 días.

The World Counts

¿Tienes dudas si esto es para ti? Es normal…

Hoy te he escrito sobre un tema que se suele hablar con bastantes tapujos o directamente no se habla. Te he presentado cómo lo hago yo, mis motivos y otras alternativas al papel higiénico.

No te creas nada de lo que te digo, ni de lo que te dicen otros. Las cosas hay que probarlas y experimentarlas. Lo que a mi me funciona, puede que a ti no te vaya bien. Pero si no lo pruebas no lo vas a descubrir. ¿Te animas a probar? No te cortes y cuéntame tu experiencia.

¡Salud y sostenibilidad!

ÚNETE A LA TRIBU DE INTELIGENCIA ECO

10 hábitos saludables que te ayudaran a mejorar salud de forma sostenible

Además recibe en tu correo la GUÍA GRATUITA con la que aprenderás 10 hábitos saludables y sostenibles.

Responsable: Ignacio Fernández. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp suscrita al PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos.Encontrará más información en https://inteligenciaeco.com/politica-de-privacidad/